Diario de Castilla y León

Creado:

Actualizado:

PUES YA ESTÁ. Estaba cantado desde la noche electoral del 23 de julio, y ni siquiera ese voto Cera de Madrid, que le daba un escaño más al PP del arrendatario de Génova  Alberto Núñez Feijóo, torcía lo que ya se preveía, pese a que ese diputado que ganaban los ‘populares’ hiciera que la dependencia del prófugo Carles Puigdemont fuera total y el pacto más difícil.

Pedro Sánchez repite como presidente del Gobierno. Un presidente legítimo, por más que la derecha y la derecha extrema se echen a la calle al grito de dictador y otros insultos. Por cierto, el vicepresidente de Castilla y León debería saber que se le paga, y muy bien, para trabajar en la Junta de Castilla y León, no para ir de manifestación en manifestación megáfono en mano.

Las urnas hablaron el 23 de julio y los electores decidieron con sus votos quiénes se sientan en el Congreso de los Diputados. Y tan legítimos, gusten más o menos, son los votos de ERC,Junts, PNV, Bildu, PSOE Sumar y Coalición Canaria como los del PP, VOX y UPN. Y son esos diputados, con sus votos, quienes eligen al presidente del Gobierno. Se llama democracia parlamentaria, que es el sistema que nos hemos dado en la Constitución, señores  de la derecha y de la derecha extrema.

Ahora bien, ¿cuánto durará la legislatura? Amigo mío, eso dependerá y mucho de lo que decida Puigdemont, cuyo partido en el debate de investidura ya le marcaba el territorio y le dejaba claro a Pedro Sánchez que no le había gustado un pelo su discurso. Lo que olvidan estos independentistas es que si algo ha sabido y está sabiendo hacer Pedro Sánchez es sobrevivir y salir a flote en política, incluso en los peores momentos, sobre todo en los peores momentos.

Fíjense si será listo Pedro Sánchez que ha embarcado a todo su partido en esto de la amnistía y en el pacto con Puigdemont, que digan lo que digan tragan todos como cuando mi abuelo le dijo al cura aquel «al no haber otra», al preguntarle si quería a mi abuela como esposa. Claro que aquello fue por una apuesta de cien pesetas de la época y mi abuelo había avisado convenientemente a mi abuela. Pero los socialistas de aquí, vallisoletana Iratxe García a la cabeza, tragan con Puigdemont y la amnistía y  celebran la investidura de Pedro Sánchez en la sede de las Cortes  como si  les hubiera tocado el Gordo de Navidad. Aunque me da que a todos los que saltaban ayer en el despacho del grupo socialista en el Parlamento autonómico poco les va a tocar de ese gobierno. Claro que ni falta que les hace porque ellos ya se lo llevan puesto en las Cortes por ¿trabajar? cada quince días. 

De eso va la política, no se engañen, de tragar. Los hay como los del PSOECyL que tragan con el prófugo Puigdemont y con la amnistía, aunque ni la mencionen, en lugar de ser valientes, dar la cara y defenderla, si es que creen que es la mejor y única opción. Y los hay, como los del PPCyL, que tragan con VOX porque tampoco había otra y, si pueden, también los evitan y ni mencionan. Es lo que tienen las tragaderas de la política.

tracking