Diario de Castilla y León

La ganadería, primer eslabón de una cadena que crea el 15% del empleo en Castilla y León

El sector productor de carne aporta de 3.000 millones al PIB de Castilla y León, con un tejido de 70.000 empleos, 36.000 explotaciones y gran arraigo en el medio rural / El sector agroalimentario genera 148.000 puestos de trabajo

Tres terneras de carne tras las teleras de un cebadero en una explotación ganadera. PQS / CCO

Tres terneras de carne tras las teleras de un cebadero en una explotación ganadera. PQS / CCO

Publicado por
Santiago G. del Campo
Valladolid

Creado:

Actualizado:

El sector cárnico ha salido a la palestra por el asalto de los ganaderos a la Delegación de la Junta en Salamanca , el pasado 5 de junio, en respuesta a unas medidas de saneamiento animal que consideran desproporcionadas. Aunque suelen estar desunidos y atomizados en sus pequeñas explotaciones, si los ganaderos se unen el asunto puede convertirse en una lucha de titanes, pues son el primer eslabón de la cadena –junto a los agricultores– del sector agroalimentario , que supone nada menos que el 14,2% del Valor Añadido Bruto (VAB) autonómico, con 7.227 millones de euros , y el 15,2% (147.921 personas) del empleo de la economía regional. 

Son datos macro del último Observatorio sobre el sector agroalimentario de las regiones españolas, editado por Cajamar con datos de 2021. Según su informe, el sector agroalimentario de Castilla y León es el quinto más grande de España y aporta el 7,3% del VAB total del sector nacional. El sector de la transformación y el sector primario comparten protagonismo al generar el 37,7% y 37,5% del VAB agroalimentario de la región, respectivamente. Y a esos sectores aún habría que sumarle el de la hostelería y la restauración, que también aporta otro importante ‘gajo’ a la economía regional.

La Delegación de la Junta en Salamanca sirvió de escenario a un enfrentamiento que, en realidad, se produce entre los ganaderos y la legislación de la Unión Europea , a la que acusan de estar empeñada en erradicar una enfermedad tan imposible de borrar como el Covid-19, y ante la que, aseguran, « se están matando moscas a cañonazos » y que, con todos los análisis post mortem y la pasteurización, ven imposible que pase a la cadena alimentaria.

Según la estimación de la Junta de Castilla y León, el sector cárnico, en concreto, da empleo a 70.000 trabajadores en la Comunidad y sostiene a 36.000 explotaciones . Habría que sumar otras 30.000 de la industria agroalimentaria. La ganadería de carne produjo en el ejercicio 2021 por valor de 2.241,10 millones de euros , según la primera estimación de Renta Agraria de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de ese año, última disponible. A esa producción habría que sumar los 861,03 millones de euros facturados en productos animales como leche y huevos, entre otros.

El sector movilizó también otros que le restaron en la cuenta de resultados como consumos intermedios, entre ellos el gasto en piensos, estimado en 2.337,09 millones en la misma anualidad, o el gasto en energía y lubricantes –compartido con la agricultura–, de 353,93 millones, el mantenimiento de material, por 214,97 millones, los gastos veterinarios, por 108,28 millones, los servicios de intermediación financiera, por 29,53 y otros bienes y servicios, por 189,22. La producción animal en total, con 3.102,13 millones de euros, supuso más del 15% del total producido en el sector en España , de unos 20.000 millones.

Aunque Castilla y León es líder nacional en producción de ovino , con casi una de cada tres cabezas sacrificadas en España (3,4 millones de las 9,7 millones de unidades en 2021), el porcino continúa siendo el sector ganadero más importante , y roza el 40% de aportación a la producción animal de la Comunidad. Alcanzó en 2021 un valor de 1.191,5 millones de euros, y eso que experimentó una disminución del 8,7% respecto al año anterior (1.309 M€).

Especies

El censo de porcino de capa blanca de Castilla y León supone casi el 11% del total nacional, con 3.309.173 cabezas de las 30.676.785 que hay en España. La proporción es mayor si se trata de porcino ibérico, con el 33% del registrado en el país, 1.122.103 reses de las 3.396.595, todo ello referido al censo de 2021. 

En cuanto al ganado bovino de carne , que aportó en esa anualidad el 27% de la producción animal en la Comunidad, con 611,76 millones de euros , el peso de Castilla y León en el censo total de vacuno español supera el 22,5%, (1.454.386 cabezas de un total de 6.455.125), la región con mayor censo, y con Salamanca como principal provincia (585.974 reses).  Solo de vacuno de carne, en Castilla y León hay unas 16.000 explotaciones . En vacuno de carne la Comunidad castellana y leonesa ocupa el primer lugar tanto en número de vacas nodrizas como de terneros de cebo.

Una idea del volumen de la producción de carne en las nueve provincias la dan otras grandes cifras: los mataderos de la Comunidad sacan al mercado cada año más de 920.000 toneladas de carne de todas las especies, alrededor del 12% del total nacional, que suma unas 7,7 millones de toneladas. 

El volumen es sorprendente en número de animales. En 2021 Castilla y León sacrificó  78,6 millones de cabezas, de un total nacional de 894 millones ,  de las cuales la gran mayoría, 59,9 millones, fueron aves de corral (787 en el conjunto nacional). El resto corresponde a bovino, con 392.414 cabezas (2,55 millones en España); ovino, con los 3,4 millones mencionados (9,7 en España); caprino, con 95.293 (1,18 millones); porcino, con 6,99 millones (58,4); equino, con 3.347 cabezas (33.073) y conejos, con 7,7 millones de los 34,9 sacrificados en España.

Pero aparte de la actividad que el sector cárnico supone para el sector primario, hay que contar el trabajo que supone para la actividad comercial , pequeñas carnicerías, supermercados y grandes cadenas de distribución. Todo ello incrementa de forma notable la aportación al Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad, más allá de los números de producción contabilizados dentro del sector primario. Así hasta 70.000 trabajadores.

Por otro lado, la ganadería de Castilla y León no es una ganadería cualquiera, ni siquiera comparada con el resto del territorio nacional. El buen hacer de los ganaderos y transformadores ha llevado a la obtención de 17 figuras de calidad de productos cárnicos durante los últimos años, en forma de Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP), Marcas de Garantía (MG) e incluso una Denominación de Origen (DO).

Ahí están los marchamos de Carne de Ávila , IGP obtenida en 1988; Carne de Cervera y Montaña Palentina (MG, 1998); Carne de las Merindades (MG, 2000); Carne de morucha de Salamanca (IGP, 1995) Carne de Pinares-El Valle Carpival (MG, 2001); Carne de vacuno Montañas del Teleno (MG, 2000); Cochinillo de Segovia (MG, 2002); Lechazo de Castilla y León (IGP, 1997) Lechazo Montañas del Teleno (MG, 1999); Ternera de Aliste (MG, 1999); Ternera charra (MG, 2000), además de embutidos y carnes curadas como el Botillo del Bierzo (IGP, 2000); Cecina de chivo de Vegacervera (MG, 2005); Cecina de León (IGP, 1994); Chorizo de Cantimpalos (IGP, 2008); Chorizo zamorano (MG, 2005) y el inimitable Jamón de Guijuelo , (DO, 1986).

Un sector importante en lo económico, sano y de excelente calidad, pero que no ha hecho más que recibir ataques en los últimos años. Tristemente famosos fueron los protagonizados por el ministro de Consumo saliente, Alberto Garzón , que criminalizó la carne en la legislatura recién disuelta, la tachó de insana y la puso como causante del 14,5% de los gases de efecto invernadero . Las cifras oficiales de su propio Gobierno, en concreto del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) no pasan del 7,8%, mucho menos de lo que contribuyen a esos gases la industria (responsable del 20%) o el transporte (29%).

tracking